domingo, 21 de junio de 2009

SEXO,PUDOR Y LÁGRIMAS



Por Joaquín Peña Arana

Cómo olvidarla

Era el final de los años noventas y nuestro cine tenía mucho de no estrenar una película precedida por una gran expectación pese a la aparente banalidad de su tema : la vida sexual y personal de tres parejas de clase media alta cuyas historias se entrelazan. Amor, infidelidad, desengaño, reencuentros, búsqueda, muerte, fueron elementos colocados en la balanza de la trama. Hecha pedazos por los (dizque) conocedores, Sexo, Pudor y Lágrimas tiene la gran virtud de ser una comedia sexual de situaciones… y nada más. Cine para entretenerse y medio verse reflejado en las historias que son contadas. Cine hecho con buena manufactura, muy moderno, muy urbano y a la vez muy mexicano. Antonio Serrano, el director, hizo una excelente labor en adaptar la obra de teatro al cine aunque no ha vuelto a repetir el campanazo desde entonces.

Aleks Syntek contribuyó enormidades a su promoción con el videoclip y en la radio la rola la tocaron hasta el cansancio. Demian Bichir ya era Demian Bichir, Susana Zabaleta, Cecilia Suárez, Victor Huggo Martín y Monica Dionne no eran caras desconocidas, ya los habíamos visto en la tele, ¡y Jorge Salinas estaba en ese momento en los cuernos de la luna! Recuerdo cómo nos botamos de la risa cuando apareció Miguel Galván, “!mira, el de la tartamuda!”, hasta la Caperucita la conocíamos porque salía en comerciales. Es fecha que sigo convencido que si a Cirilo lo hubieran fabricado en masa se hubiera vendido a más no poder.

Recuerdo la sala llena en el cine Plaza, Mine emocionada porque estábamos ahí para verla en estreno y cuando las luces se apagaron por primera vez en mucho tiempo vi una película mexicana que iniciaba sin el clásico letras blancas con fondo negro. Desde ese momento me supe en buenas manos.



20 DE JUNIO DEL 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario