domingo, 30 de agosto de 2009

SILENT RUNNING



       Por Joaquín Peña Arana 


     Diles que no es tarde

     ¿Qué hacer cuando, por fin, nos hemos acabado toda la ecología del planeta y no quedan más que algunas hectáreas de bosques? Es el punto de partida de Silent Running, que en español conocemos como Naves Misteriosas.

     El protagonista, Freeman Lowell, escoge su destino. Prefiere el sacrificio.  Lo poco que pudo preservarse fue colocado en gigantescos domos que orbitan alrededor de Saturno. Lowell es parte del equipo de botánicos que tienen la misión de cuidar la preciosa carga hasta que reciben la contraorden de destruirla.   Lowell se convierte en un hombre que prefiere romper con la raza humana y huir con el domo que pudo salvar sin más compañía que dos robots, sus aliados en la empresa que se ha echado a cuestas. A la postre, sus mejores amigos.

     Esta película ya es considerada un clásico. Bruce Dern tiene una prolífica carrera y Silent Running es considerada de sus mejores actuaciones. Douglas Trumbull debutó como director pero es más conocido por su labor en efectos especiales,  ya había demostrado su talento en 2001 y lo seguiría haciendo en otras como Encuentros Cercanos y Blade Runner. Michael Cimino y Steven Bochco formaron parte del equipo de guionistas pero todavía les aguardaban grandes logros, el primero en cine y el segundo en la pantalla chica.  Y sí, acertaron, las dos rolas que se escuchan las intepreta Joan Baez.

domingo, 23 de agosto de 2009

EL HOMBRE QUE CAYÓ A LA TIERRA





Por Joaquín Peña Arana                                   


Ícaro del espacio exterior

El Hombre que Cayó a la Tierra tiene las características del tipo de cine de ciencia ficción que se hacía en los sesentas y entrados los setentas previo a la llegada de la locura guerradelasgalaxianas. Un tipo de cine reflexivo, extraño si se le quiere ver así, donde el argumento, más que los ornatos que le rodean, es el eje básico. 

David Bowie cayó como anillo al dedo para el papel principal. En 1976 vivía un aquelarre rockero que lo tenía hundido en giras, drogas y acelere. Todos coinciden en que estaba extremadamente delgado y traslúcido de la piel, perfecto para encarnar a un millonario de costumbres extrañamente patológicas, obsesionado por el agua, dotado de secretos de alta tecnología. Thomas Jerome Newton esconde varios secretos, uno de ellos, fundamental : no pertenece a este planeta.


Fue el primer filme que Bowie protagonizó como actor. Nicolas Roeg ya tenía camino hecho como fotógrafo en el mundillo del cine y esta fue su cuarta película como director. Su ritmo, estilo, estética, y por supuesto su actor principal, la han convertido en un clásico algo olvidado, sólo para entendidos o fanáticos.  


Me da la impresión que no tarda un redescubrimiento de El Hombre que Cayó a la Tierra. Espero que David Bowie no tenga que partir hacia las pléyades para que eso ocurra.


23 DE AGOSTO DEL 2009 

sábado, 15 de agosto de 2009

EL MUNDO DE MAFALDA



Por Joaquín Peña Arana

La nena tiene conciencia gremial

A través de Mafalda, Quino representó a la sociedad argentina de los años sesenta pero reflejó el estado de las cosas de otros países, incluyendo México, donde la popularidad de la tira se mantuvo por décadas. Todavía, en la actualidad, sus reflexiones existencialistas superviven.

He leído que Quino desaprobó la adaptación de sus personajes en los cortos producidos por Daniel Mallo, recopilados finalmente como una sola película estrenada en 1981. Salvo que no le hayan pedido permiso no veo por qué. La película conserva mucho de la esencia de las tiras, las voces son adecuadas a los personajes, el estilo de la producción reproduce con fidelidad el cómic original. Se sabe que Quino apoyó otras adaptaciones realizadas en la primera mitad de los noventas, incluyendo una serie sin diálogos. Aunque meritorio, el resultado parece pobre confrontado con El Mundo de Mafalda.

Los amigos de Mafalda, sus padres, su hermano (quien no aparece en la película ni tampoco Libertad) complementan el microcosmos de esa niña pensante y rebelde. Si ya era un provocativo deleite leerla – aquí en México muchos la conocimos por la colección de doce tomos – la posibilidad de verla en movimiento y escucharla representaba todo un acontecimiento. Recuerdo que El Mundo de Mafalda se transmitió a mediados de los ochentas en cadena nacional por canal 2. ¿Un dibujo animado gozando de tamaño privilegio? Se trataba de Mafalda, pues.

15 DE AGOSTO DEL 2009

domingo, 9 de agosto de 2009

WOODSTOCK


Por Joaquín Peña Arana

Para Alison Gregor

Woodstock es el testimonio más completo y fidedigno de la idiosincracia hippie, herencia única de Michael Wadleigh quien en su primera película desbordó las posibilidades documentales de la música rock. Su forma de darle cobertura al festival fue innovadora, muchas cámaras, muchas voces, casi todos los ángulos cubiertos, mostrando a los desinhibidos asistentes fumando marihuana, desnudos, irritados, felices, haciendo el amor, abandonados a su búsqueda del yo : todo lo que pueda acontecer en un mar de medio millón de personas.

La técnica de los cuadros múltiples en la pantalla hizo escuela, yo suelo referirme a ella como “el estilo Woodstock”, fue una manera muy inteligente de aprovechar los kilómetros de cinta filmados. Simplificar en apenas un puñado de artistas los tres días de jornada representó un gran sacrificio, cuántas buenas actuaciones quedaron fuera. A cambio, lo que se quedó pasó a la inmortalidad : The Who, Richie Havens, Joan Baez, Santana, Crosby, Still & Nash, Country Joe McDonald. John Sebastian hasta la madre de drogado. Joe Cocker inmortalizado en su desgarrador With a Little Help from my Friends. ¿Existe versión más extraordinaria y estremecedora del himno estadounidense que la de Jimi Hendrix?

Qué lejanos se ven aquellos años de amor y paz, greña larga, ropa psicodélica y frenesí por romper con lo establecido, todo con un poco de rock, folk y algo de droga. Por eso Woodstock cumple su función como documental. Nos obsequia un irrepetible anhelo de vida.


9 DE AGOSTO DEL 2009

domingo, 2 de agosto de 2009

ENTRE RESORTES Y UNA PIEDRA RODANTE



Por Joaquín Peña Arana


Oh my little mother

En ocasión al comentario de la semana pasada donde abordé la cuasi aparición de una figura de nuestro cine nacional en una emblemática obra de la música rock recupero un tema que abordé y publiqué hace un par de años.

Cuando Werner Herzog rodaba Fitzcarraldo en los ríos y montañas de Perú, allá en el albor de los años ochentas, el elenco era todo un alarde de pluralidad internacional con Klaus Kinski y Claudia Cardinale a la cabeza. Ya medio mundo sabe que Mick Jagger estuvo a punto de actuar en la película pero hubo algunos contratiempos. Jason Robards iba a intepretar originalmente a Fitzcarraldo con Jagger en el papel de su asistente (en Youtube se puede localizar una escena en donde ambos aparecen juntos) pero de último momento Robards quedó fuera de la filmación. Jagger abandonaría posteriormente las locaciones para irse de gira con los Stones. Lo que no me queda del todo claro es en dónde encaja Resortes, porque Resortes, nuestro Adalberto Martínez, iba a aparecer en Fitzcarraldo. Como ya se nos adelantó es imposible preguntarle de primera mano, apenas intentar indagar con su familia o con Miguel Ángel Fuentes, el actor mexicano que sí figura en la película. En internet no hay gran cosa, aunque la versión en línea de la revista Etiqueta Negra tiene un artículo donde menciona a Resortes, está en
http://us.geocities.com/moniquepardo/mick.htm.

Y para que no crean que estoy alucinando, incluyo esta fotografía que vi en alguna revista Conecte de los años ochenta y que no con poco esfuerzo localicé navegando en la Red para ilustrar el artículo que escribí hace dos años, desconozco la fuente, no recuerdo dónde la encontré. En todo caso, verlos así tan cerca uno del otro como que da cosa. Hasta escalofrío.


2 DE AGOSTO DEL 2009