sábado, 11 de agosto de 2012

CUANDO HAY BILLETE, HAY BILLETE

                                                                                                    foto: Joaquín Peña 



Por Joaquín Peña Arana




Es que acabo de ver la de Atrapen al Gringo, Get The Gringo en su título original, también conocida como How I Spent my Summer Vacations. Es una con Mel Gibson,  co-producida por Mel Gibson y co-escrita por Mel Gibson.

Como se trata de una gringada, el personaje de Gibson solito las puede todas. Así, entre otras proezas, desde un teléfono público californiano puede hacerse pasar por un poderoso empresario o por Clint Eastwood.  Una escena que no ocupa mucho espacio. Bien pudo haberse filmado en un foro o poner a Gibson en el cuarto de un motel. Pero no. Cuando sobra lana, sobra lana ¡y es una película protagonizada por Gibson!  Así que por dinero no se preocupen.

¿A qué viene mi discurso? Es que me tocó ver cómo la filmaron. Fue rodada en el centro de Brownsville, Texas, a mediados del 2010.  Sólo permanecí unos minutos, suficientes para darme cuenta lo complejo y costoso que resulta. Como no había caseta telefónica, pusieron una. Ocuparon unas dos cuadras a la redonda porque necesitaban que pasaran vehículos y extras una y otra y otra  vez…y en la película casi ni se notan.  Había una montaña de equipo técnico y humano, un enjambre de personas que no sé por qué tantos.  ¿Y TODO ESO PARA UNOS TRINCHES SEGUNDOS EN PANTALLA? 


video
                                                     video: Joaquín Peña 



Ah, y había aparte  policías para acordonar el área y mantener a raya a los curiosos. Presenten, también, funcionarios locales, atestiguando lo que para poblaciones como ésta, por muy estadounidense que sea, no deja de ser todo un acontecimiento.

No me opongo a que lleguen al pueblo estas compañías cinematográficas que traen billetes y representan, cuando todo sale bien, prestigio a la población anfitriona.  “’Qué onda, Tarantino y Rodriguez, ¿cómo va su película? Ah, están buscando locaciones. Fíjate que no hace mucho trabajé con Mel en un pueblito chiquito de la frontera de Texas, nos trataron de maravilla, tuvimos todas las facilidades y nos salió muy barato. Se los recomiendo”. 


                                                                                  foto: Joaquín Peña 



Por ese lado, ¡bienvenidos!, aunque a veces el resultado en pantalla nos deje con el ojo cuadrado, y no me refiero a lo visual. ¿O a poco a la Patrulla Fronteriza, la Policía Federal mexicana, los consulados estadounidenses y las autoridades penitenciarias les gusta que los retraten como una bola de empedernidos corruptos vencidos por un gringo?






No hay comentarios:

Publicar un comentario